Repasando nuestros 10 años. Julio

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana…

No, en realidad fue en la lonja, y desde luego no hace tanto, aunque si le preguntamos a muchos de los integrantes del grupo actual, WWRY serían las siglas de un nuevo videojuego o APP de moda. Pero no, dejadme que os cuente la historia de cómo un heroico grupo de gurreros bohemios llegaron a vencer a las malvadas fuerzas del Imperio “Globalsoft”.

Todo comenzó en el año 2011, de la mejor forma posible, tomando unas cervezas en la lonja. Por aquel entonces “Teatreros” era todavía un pequeño grupo que nos juntábamos para hacer representaciones para los niños del barrio, pero lo que esa tarde aconteció cambiaría el rumbo del grupo para siempre.

Y así fue como nuestra directora dijo “Os tengo una sorpresita” y vemos como lentamente saca un guion de su mochila y nos planta WWRY (We Will Rock You) encima de la mesa. Hubo reacciones de todo tipo, desde incredulidad “Ni de coña podemos hacer eso” hasta impaciencia “¿Cuándo empezamos?” Y es que hacer un musical como WWRY para un grupo que por entonces tenía 10 integrantes suponía un reto no sólo a nivel de organización, sino a nivel de recursos.

Así fue como el grupo se abrió a más gente del barrio y de las parroquias que conocíamos, llegando en poco menos de dos meses a ser un grupo formado por más de 25 personas, capaz de formar un cuerpo de actuación, figuración y baile incluso con doble elenco. Tan pronto como el nuevo grupo “Teatreros” se consolidó, comenzamos con los ensayos de coreografía, actuación, coreografía, canto, ¿he dicho coreografía? Que supusieron casi dos años de duro trabajo hasta que, por fin, el fin de semana del 25 y 26 de mayo de 2013 pudimos estrenar con dos representaciones para más de 400 personas en el colegio de la Sagrada Familia de Moratalaz.

Desde ese momento no hubo quien nos parase, realizando más de 10 actuaciones en centros culturales y salones de actos de colegios con fines benéficos y por el amor que a todos nos unía por el teatro.

Después del verano de 2014, tras más de un año de gira, decidimos dar punto final a una experiencia que nos había hecho crecer como grupo y como personas, para embarcarnos en un nuevo proyecto que nos llenara de ilusión y nos permitiese aprender nuevas cosas.

Pero durante todo ese tiempo sucedieron un sinfín de anécdotas que no podremos olvidar, como nuestra pequeña representación en la cabalgata de reyes del barrio, los primeros pinitos del grupo en YouTube, la actuación en la que desaparecieron los fluorescentes o aquella vez en la que la obra se convirtió en más que una experiencia 3D, quizá no apta para todos los públicos, sobre todo para los de las primeras filas. Pero lo que nunca podremos olvidar, será el espíritu de trabajo y superación que hizo que un Cassogui con vértigo se montase en una plataforma elevadora sujeto sólo por sus manos para subir a 4 metros de altura, que pudiésemos montar un coche en escena en menos de 2 minutos o que apareciese una Harley capaz de transportarnos al lugar donde tocaron los campeones, por no hablar de las columnas griegas de escayola que… ¿cómo vamos a transportarlas? Menos mal que al final las sustituimos por unos maravillosos biombos que todavía hoy nos permiten crear escenarios mágicos. Por todo lo que nos diste y lo que por ti vino después… GRACIAS WWRY

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *